6 de agosto de 2008

27 de julio de 2008

Macarrón

"No todo el mundo dibuja un macarrón, un ÚNICO macarrón, ¿lo sabías?"

21 de julio de 2008

Casi treinta y un segundos y medio

Es el tiempo que pasa antes de hacer algo absurdo y apasionado. Ya sea dar un beso, un puñetazo, confesarse o decir un simple "te quiero".

Es el tiempo que necesita el corazón para acelerar sus latidos, para sacarle ventaja al otro antes de mostrarse vulnerable.

Es el tiempo que necesita la cabeza para creer que ha tomado una decisión. Los últimos segundos de "sí, no, sí, no, sí, no, sí, no, sí", aunque la decisión ya estaba tomada desde el principio.

Es el tiempo que necesita el cuerpo para sentirse responsable de sus actos. Por que a nadie se le escapa inconscientemente, como si un titiritero controlase tus acciones. Aunque al segundo siguiente te arrepientas.

Precisamente por eso te arrepientes. A veces.

15 de julio de 2008

Tetas

¿Qué?
Estoy de vacaciones.
A mi cabeza no le apetece estar pensando lo mismo de siempre.

10 de julio de 2008

...normal...

De vez en cuando sienta bien sentirse normal. No, no todo el rato, la gente normal es gilipollas.
Pero ya sabes a lo que me refiero... normal... El tipo de cosas normales que hace normalmente la gente normal cuando actúa normal y piensa normal.

29 de junio de 2008

Espalda

25 de junio de 2008

Plan de futuro

Vale... No... pero bueno, por intentarlo no duele.

23 de junio de 2008

15 de junio de 2008

11 de junio de 2008

Subconsciente confuso

Se supone que el subconsciente recoge las experiencias producidas durante un día, o durante los últimos días y las convierte en sueños, absurdos o no, relacionados con las preocupaciones, esperanzas o pensamientos varios de una persona.

Pues bien, mi subconsciente parece que está leyendo un libro, o viendo una película (estoy seguro que ahí hay unas cuantas guardadas) durante el día, cuando llega la noche se encuentra con el marrón de tener que trabajar.

Así que decide hacer una mezcla rápida de pensamientos antiguos y pensamientos que nunca se me habían pasado por la cabeza, y más o menos con eso intenta crear una especie de sueño (una especie de episodio de recopilación de las series de la tele)

Ya tengo una cabeza consciente que le da demasiadas vueltas a las cosas, como para que encima venga este tipo a confundirme aún más.

2 de junio de 2008

El cuento de la hormiga imbécil

Aahhh... el verano, es esa época del año que me da tiempo libre y lo uso para pensar...

Pensar en cosas como "¿Qué me dirían si el próximo año apareciese con la cabeza rapada y con un sombrero mexicano de plástico?" "¿Y si perdiese una pierna?" "¿Y si me la hubiese arrancado yo?" "¿Qué entenderían si...?" "¿Qué entendieron con...?" "¿Qué quisieron decir con...?" "¿Qué debería hacer si por ejemplo ocurriese...?" "¿Y si...?"

Todas esas preguntitas las voy almacenando como una hormiga para poder alimentar mi paranoia más tarde, mientras la cigarra se toca los huevos y disfruta del verano.

Todas con su contestación, ya sean imposibles o perfectamente reales, pero sin diferenciar unas de otras. De esta forma cuando ocurra algo, sea lo que sea, ya habrá pasado por mi cabeza y no me sorprenderá y mantendré el control de mi mismo, aunque haya millones de cosas que nunca lleguen a ocurrir. Por eso es tan difícil sorprenderme.

Aahhh... el verano...

28 de mayo de 2008

Debería...

Si anda como un pato,
suena como un pato,
parece un pato,
y absolutamente todas las evidencias dicen que es un pato...

¿Por que coño no es un pato?




Debería sentirme mínimamente contento... o al menos, un poco satisfecho...

21 de mayo de 2008

13 de mayo de 2008

9 de mayo de 2008

Sin mirar atrás

Desde hace bastante tiempo ya, tiendo a escribir una entrada en el blog más o menos a la semana. No es por que me "obligue" a ello. La mayoría de las veces es simple casualidad, que me ocurre algo que considero digno de ser contado. A veces es por que me gusta analizarme y mi cabeza piensa que ya ha pasado el tiempo suficiente como para poder mirar atrás y echar cuentas de lo que me ha ocurrido o de como me siento.

Actualizándome. Teniéndome controlado.

En esta ocasión, hace dos semanas que no escribo nada por aquí (no por que mi cabeza no lo haya intentado).

Pero a veces, sienta bien no tener que mirar atrás, pensando en qué has sentido durante un cierto periodo. Te da más libertad para perder el tiempo.

Así pasa más despacio.

27 de abril de 2008

El Show de Mel

Tantos personajes que pululan alrededor de mi vida... Cada uno de ellos totalmente distinto.

Ya he mencionado con anterioridad que de vez en cuando tengo la sensación de estar viviendo en una de estas series "Sitcom"... en las que hay un numero de personajes que vienen y se van, les ocurren cosas y viven prácticamente en 3 escenarios "Apartameto" "Trabajo" y un tercer escenario que acostumbra ser una cafetería, la casa de un amigo, algo parecido.


En estos últimos 5 años, han ocurrido: enamoramientos, enfermedades graves, cambios drásticos de vida, cambios de orientación sexual, desamores, peleas por sobrevivir, aventuras varias, problemas psiquiátricos, bulimia... A veces pienso que lo único que falta para que esto sea una serie (además en sus últimas temporadas) es que haya una muerte, embarazo o boda (todas las series tienen esto cuando se acercan al final, demostrando lo poco originales que son en realidad).

Respecto a mí, parece que no tengo un personaje en esta función. No se si es que los guionistas me tienen reservado alguna de las anteriores (embarazo lo descarto, además considerando que las muertes repentinas en las series de televisión suelen ser por accidentes de tráfico, y yo soy el que más tiempo está en el coche...); si es que soy el "narrador" de todo lo que les ocurre a los demás, o peor aún, si sencillamente soy la audiencia de todo esto.

Hasta que ocurra lo que quiera que sea que ocurra, seguiré rodeado por todos estos variopintos personajes, cada uno con su historia.

19 de abril de 2008

Pepinillo con mostaza del Nebraska sabe a champú


Existen ojos que sólo pueden ver detalles. Sin más. Su vida es un conjunto de detalles que jamás forman un cuadro completo. Pero son ojos que verán cosas que la mayoría jamás verán.

Son fáciles de diferenciar. Brillan, están en silencio, observando a su alrededor, girando los ojos como un camaleón, abriendo y cerrando las pupilas, con el rabillo del ojo siempre alerta ante cualquier cosa que se pueda escapar. Parece que es lo único que se mueve de toda su cara, salvo de vez en cuando, una leve sonrisa (no demasiado, no se le vaya a notar) cuando sus ojos han atrapado algo con la mirada y su mente lo ha digerido.

Es difícil de explicar lo que se ve. Sería algo parecido a cómo ven el polen las abejas... O, si queréis hacer algo parecido, un día de lluvia, cuando deje de llover e inmediatamente salga el sol, mirad el mundo. Cualquier cosa. Todo tiene mucha más definición.

El problema es que sólo ven detalles. Las cosas grandes no afectan. Depresiones, alegrías, enfados, amores, paranoias... sólo funcionan con detalles. Resultan inabarcables, como un oso hormiguero que siempre quisiera comer algo más.

Se acaba teniendo hambre...

13 de abril de 2008

6 de abril de 2008

"Gruñido"

Como la gente no deje de hacerme sentirme útil, orgulloso y bien conmigo mismo... van a conseguir estropear mis ganas de ser un monstruo, o mis posibles planes de querer hacer un suicidio espectacular.



Panda de cabrones...

1 de abril de 2008

22 de marzo de 2008

18 de marzo de 2008

Sin dolor

Sin remordimiento. Últimamente, me he apartado de mi mismo, o en cierto sentido, me he acercado. Actuando de forma egoísta. Me acuerdo menos de los demás y vivo un poco más pensando en mí mismo. Sin sacrificios. ¡Que gusto! Me dejo llevar un poco más por la gula, pereza, lujuria... Sin más. Cada vez me importáis menos.

Sé que en realidad no tengo una gran carga sobre los hombros. Pero da gusto soltarla de vez en cuando, y preguntarse cuanto tiempo podré estar con ella en el suelo.

¿Y sabes qué? estoy contento. Más contento que culpable. Así que por ahora. Que dure.

9 de marzo de 2008

120 dibujos

Gracias,
me ha ayudado muchas veces.

3 de marzo de 2008

Fórmula

"Salgo de mi escondite entre las sombras, mi piel se retuerce, mis emociones se tambalean. Hyde acecha en mi interior, sus puños golpeando mi cabeza hasta que esté seguro de que no tengo más opción que...
_Si, Henry. Mira, pero no toques. Es tu estilo
La voz de Hyde, calmada, manipuladora, tan difícil de ignorar, pero:
_Cállate. No volverás a engañarme
Le oigo reír... el sarcasmo supura de cada una de sus sílabas.
_¿Engañarte? Sabías perfectamente de que iba cada vez que bebías la fórmula.
Tiene razón, sé que tiene razón, y él sabe que yo sé que tiene razón, pero eso no me evita negarlo, incluso cuando ni yo mismo me lo creo... ¿Cómo puedo creérmelo con este... mal... en mi interior?
_¡Mentira! Soy un buen hombre. Un buen hombre!
_¿Quién miente ahora? Lo quieres, más que a nada en el mundo.
_No.
No, no es verdad... No necesito a Hyde...
_No puedes encerrarme para siempre. ¡Bebe el elixir!
_No.
_Si casi ni te miran.
No lo hacen... son amables, me dicen buenos días y buenas noches, y a veces me hablan pero es solo para pasar el rato, me hablan pero como si no estuviese, parece como si no existiese...
_¡Cállate!
_¡¡¡A MI ME MIRAN!!!
De repente no puedo respirar, Yo... él... me aprieta la garganta, sin dejarme respirar, ni pensar ni auto controlarme. Sólo puedo verle a él. La sangre palpita en mis oídos y sería tan fácil dejarle salir, dejar que él se encargue de todo lo que se pone en mi camino... Pero se que no soy nada sin mi demonio interior..."

24 de febrero de 2008

Para gustos, bolígrafos

El mundo se puede dividir prácticamente en tres tipos de personas según sus gustos. Están los que prefieren los bolígrafos con tapa, los que los prefieren de click y aquellos que los prefieren de rosca.

Los de tapa son los más típicos, los Bic, las plumas (solo por que funcionen con otro sistema no las voy a excluir). Requieren del cuidado especial de no perder la tapa, especialmente en aquellos modelos en los que esta no se puede enganchar al culo del bolírafo. Afortunadamente estos bolis son los que más aguantan, y se puede analizar en que estado de su vida están según su aspecto, sin importar la cantidad de tinta que tengan. Con tapa, están nuevecitos. Tapa mordisqueada es el primer paso, luego se rompe el enganche clip de la tapa. Después de esto, es fácil que la tapa se pierda por completo, llegando de esta forma a la mediana edad del boli. El primer paso hacia su final es la perdida del taponcito de detrás y su consecuente resquebrajamiento del plástico en el culo del bolígrafo. Finalmente, si te encuentras uno de estos boligrafos que su cabeza esta manchada por su propia tinta, aléjate de él, es un arma en potencia.

El siguiente tipo es el bolígrafo de "click". Son aquellos que tienen un botón en la parte posterior que hace (obviamente) click. Pueden ser demenciales en un examen o en cualquier momento tenso. Pero aguantan muy bien caídas y mordisqueos. Su principal fallo, que si en algún momento se desmonta el mecanismo del muelle, no importa que hayas encontrado todas las piezas y descubierto el complejo mecanismo de este instrumento, el bolígrafo jamás volverá a ser igual y sus días estarán contados.
Existe un subgénero en este tipo, que son aquellos de click que no funcionan con un botoncito, si no con una especie de palanquita en un lateral del boli. Palanquita tremendamente incómoda puesto que hace necesaria la uña. Además, por algún motivo de diseño, este subgénero tiene el culo del boli como si fuese de botón normal, pero sin serlo, para despistar.

El último tipo es el de rosca. Este tipo de bolígrafos fue diseñado por Satanás en persona. Sólo alguien pérfido come-bebés y masoquista podría preferir este estilo. Por algún motivo, este estilo de boligrafos suelen tener un diseño más engreído que los demás. Suelen ser metálicos y pesados, o con pequeños adornos para darle más caché. A parte de lo incómodo que es sacarles la punta, estos bolígrafos se desmontan a la más mínima, haciendo que alguna pieza se caiga.
Son los que menos tinta tienen, por que la carga de tinta solo llega hasta el punto en el que se puede girar el bolígrafo. Además, cuando son viejos, llegan al punto en el que aprietas la punta contra el papel y esta se esconde.

Vale, puede que a mucha gente le importe una mierda que tipo de bolígrafo está usando. Sobre todo considerando el Karma de los bolígrafos (los tienes, los pierdes, los robas, te los roban, los encuentras, los compras, los terminas, los rompes...) que hace que no se pueda decidir que bolígrafo tienes en cada momento, te toca el que te toca. Pero siempre se prefiere un tipo u otro. ¿Y tu?